Manifiesto Zaska  

NUESTRA MISIÓN

Inundar el mundo de

Sabor frescor colocón

Revolucionar el mundo de la cerveza no-industrial hasta redefinir la cultura cervecera basándonos en estos principios:

Independencia
★ Guerra a la uniformidad
★ Disfrutar de la vida y pasarlo bien
★ No tomarnos muy en serio a nosotros mismos

 


NUESTRA VISIÓN

Hacer de Zaska la cerveza más vendida del mundo, o en su defecto la segunda, o morir en el intento. Hacer de Zaska Beers Co. una empresa ideal para trabajar, porque es el sitio donde trabajamos nosotros mismos.

NUESTRO MODELO DE NOGOCIO

Ganar pasta con una empresa está muy bien pero ¿quién tiene mejor cara, un accionista de una cervecera industrial al que le dan dan 2€ por acción de dividendo o un akzionista de Zaska Beers que se pega la gran fiesta en la junta anual? ¿Qué se nota más en el estado de ánimo, una cuenta corriente repleta de ceros o una vida sembrada de risa y buenos momentos? Dejamos las uniformes cervezas industriales para los amantes del no-me-saques-de-mi-sota-caballo-y-rey y expandimos Zaska Beer entre los amantes de la vida variada y emocionante. Si vendiéramos tornillos sería otra cosa, pero lo nuestro es la cerveza, joder, es para disfrutar y pasarlo bien.

Por otro lado, nos negamos hacer pasar nuestra publicidad por los trillados esquemas de las cerveceras habituales, con una cuadrilla de modelos haciendo una barbacoa en la playa con actitudes más propias de haber tomado M o personajes conocidos en un bar forzados a decir que no se entienden a sí mismos sin una botella de determinada marca en la mano, que manda huevos. Nuestra publicidad explora caminos nuevos, se basa en el humor y puede que no la entienda mucha gente, pero al que la entienda no le pasará inadvertida.

¿Conque te parece todo muy raro? Tomate una de éstas y continua por tu camino de baldosas ocres. En caso contrario...


HÁGASE AKZIONISTA

Desde su segunda (o tercera, según se mire) refundación, Zaska Beers Co. ha incorporado a su akzionariado a todos los que comparten su visión y no han renunciado expresamente a ello por motivos de salud o otros motivos inconfesables.

Nuestros akzionistas se han convertido en nuestros mejores relaciones públicas, compartiendo Zaska, la cerveza y la filosofía, allá donde estuvieren. Por otro lado, convencer con cada nueva tirada a esta jauría de críticos nos pone el listón muy alto.

¿Cómo me hago akzionista? Pronto lo sabrá.