¡Las voces me dicen que beba ZASKA!

Los antiguos egipcios ya bebían cerveza. Lamentablemente están todos muertos, así que vamos a pasar a otro tema más alegre.

El rango de sabores de Zaska repercute muy positivamente en el cerebro y altera la percepción de la realidad (se ven cosas que igual no existen, o existen poco) Por la noche está más buena.

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados